El agua: un componente vital para la salud

A A A

Desde Emergencias solemos dar algunas recomendaciones para que podamos llevar una vida más sana, pero hasta no habíamos hablado de un tema importantísimo para nuestra salud: el consumo de agua. El agua es uno de los componentes más importantes de nuestro cuerpo: más del 60% de nuestro peso corresponde al agua, y este elemento además es el responsable de muchas funciones básicas del organismo: lleva los nutrientes a nuestras células, colabora para que eliminemos las toxinas de nuestros cuerpos, ayuda a la regulación de la temperatura, etc.

Para decirlo en pocas palabras: sin agua no podríamos vivir. Pero, ¿cómo incorporamos agua a nuestro cuerpo?  ¿Cuánta agua necesitamos para llevar una vida sana?

La incorporación de agua


Para llevar agua a nuestro cuerpo lo más fácil es hacerlo directamente: es decir, tomando agua. Pero también podemos incorporar agua a través de los alimentos. Una fuente muy importante de agua son las frutas: muchas de ellas tienen una importante cantidad de agua, como los tomates, las naranjas, las sandías, los melones (para incorporar frutas a tu dieta, te recomendamos visitar esta nota).

Otras fuentes son los vegetales y otras bebidas sanas como la leche y los jugos. Sin embargo, como ya dijimos, la fuente más importante sigue siendo el agua.

¿Cuánta agua debo beber por día?


Saber cuánta agua necesita beber una persona por día no es fácil. Si bien muchos especialistas recomiendan beber al menos 2 litros de agua por día, la cantidad de líquido que requiere nuestro cuerpo depende de varios factores: ¿cuáles son los más importantes?

Uno muy relevante es la actividad diaria que llevamos. Si hacemos deportes necesitamos aumentar nuestro consumo de agua. Para sesiones cortas de ejercicios pueden bastar un par de vasos más, pero cuando hacemos ejercicio por tiempo prolongado deberíamos tomar líquidos durante y después del ejercicio.

Otra cuestión importante es el clima en el que vivimos. Nuestro cuerpo pierde más líquidos cuando la temperatura es más alta o húmeda. Por lo tanto, en los días de calor vamos a requerir mayores cantidades de líquido.

El estado de salud también es importante. Algunas enfermedades (como la diarrea, por ejemplo) pueden hacernos perder mucho líquido, que debemos reponer tomando más agua. Ante los síntomas claros de enfermedad, como siempre decimos, debemos consultar a un médico.

Finalmente, las embarazadas también tienen que modificar sus hábitos en el consumo de agua. A las futuras madres les recomendamos que no olviden preguntar sobre este tema a los especialistas que chequean sus embarazos.

¿Cómo saber si necesito más agua?


Para saber si nuestro cuerpo requiere más agua, es útil prestar atención a algunos indicadores. El más simple es el de la sed, que nos muestra muy claramente la necesidad de agua que tiene el cuerpo. Pero también podemos saber qué tan hidratados estamos a través del color de la orina. Para conocer bien estos indicadores lo más conveniente es que aproveches tu visita al médico para preguntarle sobre este tema, que resulta tan importante para la salud.

» Escrito por

Gente qué leyó este articulo, también leyó