La alimentación a partir del primer año

A A A

Al ampliar la variedad de alimentos que le ofrecemos a nuestro hijo, cumplimos una doble función: por un lado incorporamos nutrientes fundamentales para su desarrollo óseo y muscular e incorporando en él una determinada cultura alimenticia. Por ello, en esta etapa debemos empezar a enseñarles  "buenos hábitos alimentarios" a nuestro hijo, que incluye desde la regularidad del horario de la comida hasta la ingesta de alimentos saludables.

Es importante tener en cuenta que, al tratarse de un proceso de aprendizaje, tenemos que evitar suministrarle alimentos como forma de premio o castigo. Si ante situaciones de angustia lo consolamos mediante este camino, se genera un hábito a ingerir alimentos en todo momento y a relacionar ciertas situaciones con el "hábito de comer", lo que podrá generar un vínculo patológico con la comida.

Para incorporar nuevos alimentos a la dieta del niño, es importante permitirle que lo investigue con los medios a su alcance: el tacto, la vista, el gusto y el olfato.

Tené en cuenta que existen algunas reglas básicas a seguir para lograr una alimentación saludable para tu hijo, en las cuales podés apoyarte para estimular la alimentación de tu niño:
 
· Comer moderadamente e incluir alimentos variados en cada comida.

· Incorporar lácteos en las preparaciones que le ofrezcas a tu hijo

· Enseñarle a distinguir entre la comida cotidiana y la que puede ingerirse en ocasiones especiales (como chocolates y snacks)

· Comer diariamente frutas y verduras de todo tipo y color.

· Comer amplia variedad de carnes rojas y blancas bien cocidas y desgrasadas

· Utilizar condimentos saludables y evitar la ingesta innecesaria de sal y azúcar.

· Consumir variedad de panes, harinas, pastas y legumbres.

· Promover el consumo de bebidas saludables como agua o jugos naturales y evitar las gaseosas y jugos preparados.

· Disfrutar sin excesos de las comidas

· Comenzar a compartir en familia los horarios de almuerzo y cena, incluyendo al niño como un integrante más en la mesa.

Ampliar la variedad de alimentos y sabores en la dieta de nuestros hijos es una tarea que deben llevar adelante los padres. Por ello es fundamental considerarlo como otro de los procesos importante de aprendizaje y crecimiento de nuestros hijos y dedicarle el tiempo que se necesita para introducirlo en el mundo de la alimentación.
Las consultas periódicas a su pediatra te darán la pauta de si vas por el buen camino y te ayudarán a mejorar la dieta y la salud de tu hijo.

- See more at: http://clubdelasembarazadas.com/ver-nota/416/la-alimentacion-a-partir-del-primer-ano#sthash.xUz7iRf0.dpuf

» Escrito por